Significado de los saldos de la balanza de pagos

Comentarios

La balanza de pagos (también conocida como balanza de pagos internacionales y abreviada BOP o BoP) de un país es la diferencia entre todo el dinero que entra en el país en un periodo de tiempo determinado (por ejemplo, un trimestre o un año) y la salida de dinero hacia el resto del mundo. Estas transacciones financieras las realizan los particulares, las empresas y los organismos públicos para comparar los ingresos y los pagos derivados del comercio de bienes y servicios.

La balanza de pagos consta de dos componentes: la cuenta corriente y la cuenta de capital. La cuenta corriente refleja los ingresos netos de un país, mientras que la cuenta de capital refleja el cambio neto en la propiedad de los activos nacionales.

Hasta principios del siglo XIX, el comercio internacional estaba muy regulado y representaba una parte relativamente pequeña en comparación con la producción nacional. En la Edad Media, el comercio europeo solía estar regulado a nivel municipal en aras de la seguridad de la industria local y de los comerciantes establecidos[1].

A partir del siglo XVI, el mercantilismo se convirtió en la teoría económica dominante que influía en los gobernantes europeos. Las regulaciones comerciales locales se sustituyeron por normas nacionales destinadas a aprovechar la producción económica de los países[2]. En general, se favorecieron las medidas para promover un superávit comercial (como los aranceles).

Crisis de la balanza de pagos

La balanza de pagos (también conocida como balanza de pagos internacionales y abreviada BdP o BoP) de un país es la diferencia entre todo el dinero que entra en el país en un periodo de tiempo determinado (por ejemplo, un trimestre o un año) y la salida de dinero hacia el resto del mundo. Estas transacciones financieras las realizan los particulares, las empresas y los organismos públicos para comparar los ingresos y los pagos derivados del comercio de bienes y servicios.

La balanza de pagos consta de dos componentes: la cuenta corriente y la cuenta de capital. La cuenta corriente refleja los ingresos netos de un país, mientras que la cuenta de capital refleja el cambio neto en la propiedad de los activos nacionales.

Hasta principios del siglo XIX, el comercio internacional estaba muy regulado y representaba una parte relativamente pequeña en comparación con la producción nacional. En la Edad Media, el comercio europeo solía estar regulado a nivel municipal en aras de la seguridad de la industria local y de los comerciantes establecidos[1].

A partir del siglo XVI, el mercantilismo se convirtió en la teoría económica dominante que influía en los gobernantes europeos. Las regulaciones comerciales locales se sustituyeron por normas nacionales destinadas a aprovechar la producción económica de los países[2]. En general, se favorecieron las medidas para promover un superávit comercial (como los aranceles).

Medios de la balanza de pagos

La balanza de pagos es un estado que registra todas las transacciones monetarias realizadas entre los residentes de un país y el resto del mundo durante un período determinado. Este estado incluye todas las transacciones realizadas por/para los individuos, las empresas y el gobierno y ayuda a controlar el flujo de fondos para desarrollar la economía.

Cuando todos los elementos se incluyen correctamente en la BdP, ésta debería sumar cero en un escenario perfecto. Esto significa que las entradas y salidas de fondos deberían equilibrarse. Sin embargo, esto no sucede idealmente en la mayoría de los casos.

El estado de la balanza de pagos de un país indica si el país tiene un superávit o un déficit de fondos, es decir, cuando las exportaciones de un país son mayores que sus importaciones, se dice que su balanza de pagos es excedentaria. Por otra parte, el déficit de la balanza de pagos indica que las importaciones de un país son mayores que sus exportaciones.

Estudiando detenidamente el estado de la BdP y sus componentes, se pueden identificar las tendencias que pueden ser beneficiosas o perjudiciales para la economía del país y, por tanto, tomar las medidas adecuadas.

Balanza de pagos

Escanear activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

La balanza de pagos (BdP) es el método que utilizan los países para controlar todas las transacciones monetarias internacionales en un período determinado. Normalmente, la balanza de pagos se calcula cada trimestre y cada año natural.

Todas las operaciones realizadas tanto por el sector privado como por el público se contabilizan en la BdP para determinar cuánto dinero entra y sale de un país. Si un país ha recibido dinero, esto se conoce como un crédito, y si un país ha pagado o dado dinero, la transacción se cuenta como un débito.

En teoría, la balanza de pagos debería ser cero, es decir, que los activos (créditos) y los pasivos (débitos) deberían estar equilibrados, pero en la práctica, esto no suele ocurrir. Por lo tanto, la BdP puede indicar al observador si un país tiene déficit o superávit y de qué parte de la economía provienen las discrepancias.