Es el consumo que fomenta el uso inmoderado del credito

El crédito al consumo

Este artículo ofrece una revisión crítica de la literatura sobre el consumo y el endeudamiento de los hogares, con el objetivo de identificar las principales aportaciones e inconvenientes de los enfoques disciplinarios para comprender los múltiples factores que influyen en estas importantes formas de comportamiento socioeconómico. A partir de esta revisión bibliográfica, los autores proponen una línea de investigación interdisciplinar dentro de la economía política que hace especial hincapié en factores estructurales como las recientes transformaciones del capitalismo contemporáneo, que han dado lugar a un extraordinario crecimiento del poder económico y político de las finanzas. También pone de relieve cambios sociales relevantes como el creciente dominio de la ideología neoliberal, que promueve una individualización de la provisión de bienes y servicios que favorece al sector financiero.

1Dada su importancia en las sociedades contemporáneas, el consumo es hoy en día un tema de pleno derecho en diversos campos de las ciencias sociales. Este reconocimiento ha coincidido con la aparición de los estudios sobre el comportamiento del consumidor, que han tratado de establecerse como un campo interdisciplinario, en particular desde los años setenta. Por otra parte, el endeudamiento de los hogares ha sido un tema de interés reciente, estimulado por la crisis financiera de 2007-2008, que puso de manifiesto la relación entre la toma de decisiones, el comportamiento de los hogares y el funcionamiento del sistema financiero.

Ley de crédito al consumo

Escanear activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Aunque cualquier tipo de préstamo personal podría calificarse de crédito al consumo, el término se utiliza más a menudo para describir la deuda no garantizada que se contrae para comprar bienes y servicios cotidianos. Sin embargo, la deuda de consumo también puede incluir préstamos de consumo con garantía, como los préstamos hipotecarios y de automóviles.

El crédito al consumo lo conceden los bancos, los minoristas y otras entidades para que los consumidores puedan adquirir bienes inmediatamente y pagar su coste a lo largo del tiempo con intereses. Se divide en dos categorías: crédito a plazos y crédito renovable.

El crédito a plazos se utiliza para un propósito específico y se emite por una cantidad definida durante un periodo de tiempo determinado. Los pagos se suelen hacer mensualmente en cuotas iguales. El crédito a plazos se utiliza para compras importantes, como electrodomésticos, coches y muebles. El crédito a plazos suele ofrecer tipos de interés más bajos que el crédito renovable como incentivo para el consumidor. El artículo comprado sirve de garantía en caso de que el consumidor no cumpla con sus obligaciones.

Tipos de crédito al consumo

En el Reino Unido, el uso de las tarjetas de pago está muy extendido. De los 164 millones de transacciones en 2016, 100 millones se realizaron con tarjetas de débito, 59 con tarjetas de crédito y 5 con tarjetas privadas. La deuda de los hogares se sitúa en el 86,35% del PIB, un nivel relativamente alto en Europa y en aumento. La deuda pendiente de los hogares es de 428.000 millones de libras en 2018. La deuda media per cápita es de 37.000 libras, y el 61% de los habitantes tiene una deuda. El crédito al consumo está aumentando en el Reino Unido, pero se está ralentizando. Se financian principalmente vehículos, gastos de educación y bienes duraderos. Se prevé que el crédito al consumo siga creciendo a un ritmo lento.

Equipamiento para el hogar y el jardín, electrodomésticos, pasatiempos, cultura, cuidado personal, vehículos, medicamentos, equipos audiovisuales, bebidas alcohólicas y no alcohólicas, servicios de alimentación, calzado, ropa, comida, vajilla y utensilios domésticos y telefonía.

Definición: La paridad del poder adquisitivo es el número de unidades de la moneda de un país necesarias para comprar las mismas cantidades de bienes y servicios en el mercado nacional que las que se comprarían en Estados Unidos.

Ventajas e inconvenientes del crédito al consumo

4.4. No hay que descuidar la eliminación de los impuestos sobre la nómina, no sea que se conviertan en un tapón para la reaparición de los impuestos sobre la renta. Cuando sea posible, reduzca simultáneamente los tipos de los impuestos sobre la renta y sobre las nóminas. Cuando se vea obligado a elegir, elimine primero los impuestos sobre las nóminas.

4.5. Financiar la Seguridad Social y Medicare enteramente con ingresos generales en lugar de con impuestos sobre las nóminas. Conceder a sus fondos fiduciarios un grifo permanente en el fondo general, que se utilizará según sea necesario para garantizar el pago puntual de todas las prestaciones programadas. De esta manera, hacer que ambos programas sean permanentemente solventes sin tener que recortar las prestaciones.

En la siguiente tabla, hablaremos de con qué sustituir el impuesto sobre la renta. Este tablón se centra en por qué debemos eliminar el impuesto sobre la renta. Tras años de reflexión, estoy convencido de que no podemos renovar la promesa de la vida estadounidense sin hacerlo. El impuesto sobre la renta no se puede reformar. Simplemente debe desaparecer.

El impuesto sobre la renta es una fuente de numerosos males e innecesario para recaudar ingresos o financiar derechos. Estados Unidos puede arreglárselas sin ellos. Ya lo hacíamos antes de 1913. En aquel entonces, el gobierno federal dependía exclusivamente de los impuestos al consumo. Eso era mejor.