Casas de remate bancario en monterrey con credito infonavit

Viviendas infonavit

Aún tambaleándose por la reciente crisis que sacudió a los principales constructores de viviendas de México, el sector inmobiliario del país sigue expandiéndose a pesar de los desafíos. La resolución del fallido modelo de desarrollo de vivienda, que pretendía ampliar la disponibilidad en la periferia de la capital, está impulsando ahora el desarrollo de casas más cerca de los distritos centrales de la Ciudad de México. Las nuevas medidas e incentivos del gobierno para reorientar la estrategia nacional de vivienda prometen inyectar energía al sector.

Lejos de la tímida expansión de la construcción de viviendas, otros segmentos de la actividad inmobiliaria, como el comercial, el de oficinas y el industrial, se están beneficiando de la inversión extranjera directa. El crecimiento de los fideicomisos de inversión inmobiliaria (REITs) de México ha establecido un sólido vehículo para atraer a los inversores institucionales al mercado, aportando grandes sumas de inversión y aumentando la competencia tanto para el desarrollo como para la adquisición de los mejores productos inmobiliarios del país. Del mismo modo, el continuo crecimiento de la base industrial de México, combinado con los vigorosos esfuerzos del gobierno para desarrollar aún más la infraestructura de transporte y logística, están ayudando a estimular la demanda de bienes raíces industriales, especialmente en las principales ciudades del norte como Tijuana, Ciudad Juárez y Monterrey.

Casas de remate bancario en monterrey con credito infonavit 2021

Este capítulo describe la estructura y desarrollo del mercado secundario de valores gubernamentales en México. Presenta una definición de las operaciones diarias que se realizan en el mercado secundario de estos valores, como son las operaciones de contado, de reporto y de préstamo de valores. También se describe el papel que han jugado los proveedores de precios y los intermediarios en el desarrollo del mercado de valores gubernamentales en México.

A finales de la década de los noventa, la deuda pública nacional estaba compuesta básicamente por bonos a 28 o 91 días de tasa flotante,[2] por cetes[3] de plazos mayores a un año, y por udibonos[4] que tenían un plazo máximo de 10 años. En esos años, las tasas de interés de los cetes oscilaban entre el 15% y el 20%, aún no se había introducido el concepto de creadores de mercado y los recursos gestionados por las Siefores[5] eran limitados.

El objetivo principal en aquel momento era desarrollar un mercado de valores públicos a largo plazo y a tipo fijo. Siguiendo ese propósito, desde mediados de la década de los noventa, las autoridades financieras impulsaron diversas iniciativas para establecer las bases para el desarrollo del mercado de deuda en México. Estos esfuerzos, impulsados por las condiciones de baja inflación, disciplina fiscal y credibilidad del Banco de México, permitieron desarrollar un mercado de deuda gubernamental. Así, la curva de rendimiento de los títulos públicos nominales a tasa fija pasó de un plazo máximo de un año en 1999, a 30 años a finales de 2006. Esta ampliación de la curva de rendimiento ha sido el logro más evidente en cuanto al desarrollo del mercado de deuda pública.

Bolsa de valores de méxico

Gracias por su interés en S&P Global Market Intelligence. Hemos observado que se ha identificado como estudiante. Gracias a las asociaciones existentes con instituciones académicas de todo el mundo, es probable que ya tenga acceso a nuestros recursos. Por favor, póngase en contacto con sus profesores, con la biblioteca o con el personal administrativo para recibir su login de estudiante.

Gracias por su interés en S&P Global Market Intelligence. Hemos observado que se ha identificado como estudiante. Gracias a las asociaciones existentes con instituciones académicas de todo el mundo, es probable que ya tenga acceso a nuestros recursos. Por favor, póngase en contacto con sus profesores, con la biblioteca o con el personal administrativo para recibir su clave de acceso como estudiante.

Crisis inmobiliaria en méxico

Una pequeña empresa estadounidense utilizará un préstamo de la Corporación de Inversiones Privadas en el Extranjero (Opic) para ampliar su producción de casas prefabricadas en México, ayudando al país a satisfacer la creciente demanda de viviendas de bajo coste. Se espera que el proyecto produzca entre 25.000 y 30.000 viviendas en los próximos 10 años.

La Opic concederá un préstamo de 10 millones de dólares a Prefabricados y Modular de Monterrey (PyMM) para ampliar la producción de viviendas prefabricadas de hormigón en su planta de fabricación de Monterrey (México). PyMM, filial de Modular Prefab-USA, con sede en Texas, ha vendido más de 700 de estas casas durante sus primeros cuatro años de producción, y tiene seis proyectos en marcha. Las casas cuestan aproximadamente 15.000 dólares cada una.

Las viviendas de PyMM se venderán a compradores de bajos ingresos a través del programa Infonavit de México, que funciona de forma similar a Fannie Mae en Estados Unidos: El Infonavit recauda las deducciones de la nómina de los empleadores en nombre de los empleados que pueden utilizarse para los pagos iniciales de las viviendas y que permiten al Infonavit proporcionar financiación hipotecaria a largo plazo cuando esos empleados están listos para comprar sus casas.