Calcular tasa de filtracion glomerular

Rango normal de la tasa de filtración glomerular

Diagrama que muestra un nefrón esquemático y su suministro de sangre. Los mecanismos fisiológicos básicos de manejo de fluidos y electrolitos por parte de la nefrona -filtración, secreción, reabsorción y excreción- están etiquetados.
Las funciones renales incluyen el mantenimiento del equilibrio ácido-base; la regulación del equilibrio de líquidos; la regulación del sodio, el potasio y otros electrolitos; la eliminación de toxinas; la absorción de glucosa, aminoácidos y otras moléculas pequeñas; la regulación de la presión arterial; la producción de varias hormonas, como la eritropoyetina; y la activación de la vitamina D.
La tasa de filtración glomerular describe el flujo de líquido filtrado a través del riñón. La tasa de aclaramiento de creatinina (CCr o CrCl) es el volumen de plasma sanguíneo que se elimina de la creatinina por unidad de tiempo y es una medida útil para aproximar la TFG. El aclaramiento de creatinina supera la TFG debido a la secreción de creatinina,[1] que puede ser bloqueada por la cimetidina. Tanto la TFG como el CCr pueden calcularse con exactitud mediante mediciones comparativas de las sustancias presentes en la sangre y la orina, o bien estimarse mediante fórmulas que sólo utilizan el resultado de un análisis de sangre (TFGe y CCre). La estadificación de la enfermedad renal crónica se basa en las categorías de TFG, así como en la albuminuria y la causa de la enfermedad renal[2].

Egfr

La estimación precisa de la función renal es esencial para tomar decisiones de tratamiento adecuadas. La mejor medida de la función renal es la tasa de filtración glomerular (TFG). Medir la TFG es complicado en la práctica clínica, ya que requiere mucho tiempo y recursos. Como alternativa, la TFG puede estimarse a partir de una muestra de sangre mediante ecuaciones (TFGe) basadas en la concentración plasmática de creatinina o cistatina C. La creatinina se forma en los músculos como producto de la descomposición de la creatina, mientras que la cistatina C es una pequeña proteína producida por casi todas las células del organismo.
No se sabe con certeza qué biomarcadores y ecuaciones proporcionan las estimaciones más precisas de la TFG, y las opiniones y prácticas varían. También se ha cuestionado la rentabilidad de los distintos métodos. Este informe pretende revisar la precisión de las diferentes ecuaciones basadas en la creatina, la cistatina C o una combinación de ambos marcadores, para estimar la TFG en diferentes grupos de pacientes. No se han evaluado los beneficios directos para la salud de los pacientes ni los niveles de precisión requeridos en las distintas situaciones clínicas.

Cómo medir el fg mediante la creatinina

La tasa de filtración glomerular (TFG) es la medida utilizada para determinar la función renal. Conocer la puntuación de la TFG permite a su médico averiguar el estadio de su enfermedad renal y planificar el mejor tratamiento posible.
La TFG calcula su edad, la cifra de creatinina sérica, el sexo y la raza para obtener una puntuación. Conocer la TFG de un paciente y su nivel de cambio a lo largo del tiempo es esencial para detectar la enfermedad renal, comprender su gravedad y tomar decisiones sobre las opciones de tratamiento.
Para algunos pacientes, como los ancianos o los niños, un FG entre 60-89 mL/min puede ser normal si no hay daño renal. Una TFG entre 60-89 mL/min durante tres meses o más junto con daño renal es un signo de ERC temprana. Por lo general, en este estadio se presentan pocos síntomas.
Los pacientes en el estadio 5 padecen una ERC crónica. Los riñones han perdido casi toda su capacidad de funcionar eficazmente en esta fase. Necesitarán diálisis o un trasplante de riñón para vivir.

Fórmula de la tasa de filtración glomerular

Las acciones coordinadas de los distintos segmentos de la nefrona determinan la cantidad final de una sustancia que aparece en la orina. Esto representa tres procesos generales: (1) la filtración glomerular, (2) la reabsorción de la sustancia desde el líquido tubular de vuelta a la sangre, y (3) (en algunos casos) la secreción de la sustancia desde la sangre al líquido tubular. El primer paso en la formación de la orina por los riñones es la producción de un ultrafiltrado de plasma a través de la barrera de filtración. En este capítulo se analiza el proceso de filtración glomerular y la regulación de la tasa de filtración glomerular (TFG) y del flujo sanguíneo renal (FGR). También se presenta el concepto de aclaramiento renal, que es la base teórica de las mediciones de la TFG y el FSC. La reabsorción y la secreción de las sustancias filtradas se analizan en los capítulos siguientes.
El concepto de depuración renal se basa en el principio de Fick (es decir, el equilibrio o conservación de la masa). La Fig. 3.1 ilustra los diversos factores necesarios para describir las relaciones de equilibrio de masas de un riñón. Para las sustancias que no son sintetizadas ni metabolizadas por el riñón, la arteria renal es la única fuente de entrada al riñón, mientras que la vena renal y el uréter constituyen las dos vías de salida. En otras palabras, si una sustancia no es sintetizada ni metabolizada por el riñón, la cantidad que entra en la circulación renal a través de la arteria renal sólo puede salir de esta circulación a través de la vena renal (es decir, la fracción no filtrada más cualquier cantidad filtrada que se reabsorba posteriormente en la sangre) o del uréter (las fracciones filtradas y de secreción combinadas menos cualquier reabsorción tubular). La siguiente ecuación define la relación de equilibrio de masas: