Calculadora de resistencia electrica

Calculadora de resistencia en serie

Este artículo trata sobre aplicaciones específicas de la conductividad y la resistividad en elementos eléctricos. Para otros tipos de conductividad, véase Conductividad. Para la conductividad eléctrica en general, véase Resistividad y conductividad eléctricas.
La resistencia eléctrica de un objeto es una medida de su oposición al flujo de la corriente eléctrica. Su magnitud recíproca es la conductancia eléctrica, que mide la facilidad de paso de la corriente eléctrica. La resistencia eléctrica comparte algunos paralelismos conceptuales con la fricción mecánica. La unidad del SI de la resistencia eléctrica es el ohmio (Ω), mientras que la conductancia eléctrica se mide en siemens (S) (antes llamados «mho» y entonces representados por ℧).
La resistencia de un objeto depende en gran medida del material del que está hecho. Los objetos hechos de aislantes eléctricos, como el caucho, tienden a tener una resistencia muy alta y una baja conductividad, mientras que los objetos hechos de conductores eléctricos, como los metales, tienden a tener una resistencia muy baja y una alta conductividad. Esta relación se cuantifica mediante la resistividad o conductividad. Sin embargo, la naturaleza de un material no es el único factor que influye en la resistencia y la conductividad; también depende del tamaño y la forma de un objeto, ya que estas propiedades son extensivas y no intensivas. Por ejemplo, la resistencia de un cable es mayor si es largo y fino, y menor si es corto y grueso. Todos los objetos resisten la corriente eléctrica, excepto los superconductores, que tienen una resistencia nula.

Calculadora de carga eléctrica

La Ley de Ohm establece que la corriente que atraviesa un conductor entre dos puntos es directamente proporcional a la tensión. Esto es cierto para muchos materiales, en un amplio rango de tensiones y corrientes, y la resistencia y conductancia de los componentes electrónicos fabricados con estos materiales permanecen constantes. La Ley de Ohm es válida para los circuitos que sólo contienen elementos resistivos (sin condensadores ni inductores), independientemente de que la tensión o la corriente sean constantes (CC) o variables en el tiempo (CA). Puede expresarse mediante una serie de ecuaciones, normalmente las tres juntas, como se muestra a continuación.
La potencia es la velocidad a la que se transfiere la energía eléctrica por un circuito eléctrico por unidad de tiempo, normalmente expresada en la unidad de vatios del SI (Sistema Internacional de Unidades). La energía suele ser producida por generadores eléctricos y suministrada a empresas y hogares a través de la industria eléctrica, pero también puede ser suministrada por baterías eléctricas u otras fuentes.

Calculadora de corriente

La Ley de Ohms establece que cuando se aplica una fuente de tensión (V) entre dos puntos de un circuito, fluirá una corriente eléctrica (I) entre ellos estimulada por la presencia de la diferencia de potencial entre estos dos puntos. La cantidad de corriente eléctrica que fluye está limitada por la cantidad de resistencia (R) presente. En otras palabras, la tensión favorece el flujo de la corriente (el movimiento de la carga), pero es la resistencia la que lo desaconseja.
Siempre medimos la resistencia eléctrica en Ohms, donde Ohms se denota con la letra griega Omega, Ω. Así por ejemplo: 50Ω, 10kΩ o 4,7MΩ, etc. Los conductores (por ejemplo, los alambres y los cables) suelen tener valores muy bajos de resistencia (menos de 0,1Ω) y, por tanto, podemos despreciarlos, ya que en los cálculos de análisis de circuitos suponemos que los alambres tienen resistencia cero. Los aislantes (por ejemplo, el plástico o el aire), en cambio, suelen tener valores de resistencia muy altos (superiores a 50MΩ), por lo que podemos ignorarlos también para el análisis de circuitos ya que su valor es demasiado alto.
Pero la resistencia eléctrica entre dos puntos puede depender de muchos factores como la longitud de los conductores, su área de sección transversal, la temperatura, así como el propio material del que están hechos. Por ejemplo, supongamos que tenemos un trozo de cable (un conductor) que tiene una longitud L, un área de sección transversal A y una resistencia R como se muestra.

Calculadora v=ir

¿Qué impulsa la corriente? Podemos pensar en varios dispositivos -como baterías, generadores, tomas de corriente, etc.- que son necesarios para mantener una corriente. Todos estos dispositivos crean una diferencia de potencial y se denominan, en términos generales, fuentes de tensión. Cuando una fuente de tensión se conecta a un conductor, aplica una diferencia de potencial V que crea un campo eléctrico. El campo eléctrico, a su vez, ejerce una fuerza sobre las cargas, provocando una corriente.
La corriente que circula por la mayoría de las sustancias es directamente proporcional a la tensión V que se le aplica. El físico alemán Georg Simon Ohm (1787-1854) fue el primero en demostrar experimentalmente que la corriente en un hilo metálico es directamente proporcional a la tensión aplicada:
Esta importante relación se conoce como ley de Ohm. Puede considerarse como una relación causa-efecto, en la que el voltaje es la causa y la corriente el efecto. Se trata de una ley empírica como la de la fricción, un fenómeno observado experimentalmente. Esta relación lineal no siempre se da.